martes, 6 de diciembre de 2011

Por Un Mundo Mejor Para Los Niños Del Mundo.



data:olderPageTitle

Por heladas callejas con viento,
Solitario, arrastrando tu ropa,
caminas muy sucio y harapiento,
Pidiendo caridad y una sopa.

El frío que te tiene encogido,
Es más fuerte y terrible éste invierno,
Solo sabes... que tú, no has comido,
Y que tu hambre de amor, es eterno.

Con suela desprendida y abierta,
Arrastras lento, el pie mal calzado,
como un viejo en la calle desierta,
Con paso vacilante y cansado.

Eres de la crueldad, fiel testigo,
no vislumbras del cambio comienzo,
vives triste, mi pobre mendigo,
te cobija s con un viejo lienzo.

Muy solo sin padres olvidado
Esta vida se ensaño contigo
De los humanos te ha regalado
La soledad... ¡Injusto castigo!

Titiritando vas entre humanos,
Todos te ven como un enemigo,
Te lastiman tus propios hermanos
En lugar que te brinden su abrigo.

Sin que ya nadie, te escuche nunca,
Ya no lloras, por ver tu pobreza,
Pues en esta tu vida tan trunca,
Vas resignado con tu tristeza.

Claridad se ve en esta amargura,
¡Es así!... tu enorme desengaño,
Ya que nadie, te ha dado ternura,
Solo te dan... mal trato y regaño.